Izquierda Unida

La exclusión sanitaria del Gobierno de Castilla-La Mancha mata.

Denunciamos la práctica de un régimen de apartheid sanitario de la Consejería de Sanidad de CLM y pedimos la dimisión del CONSEJERO ECHANIZ.

Acompañaremos a la familia de Jeanneth en la vigilia “YO SI SANIDAD UNIVERSAL” el próximo día 10 en Madrid.

Hospital-Toledo-especule-paciente-Urgencias_TINIMA20140526_1256_5El pasado día 23 de mayo la ciudadana nicaragüense Jeanneth Ángeles Beltrán, trabajadora inmigrante del servicio doméstico y vecina de Toledo, aún en trámites para obtener su permiso de residencia y trabajo, acudió con graves dolencias al Hospital Virgen de la Salud, donde vivió sus últimas horas agonizando y con muchos dolores hasta que falleció al no ser atendida debidamente, tal vez por un fallo en el diagnóstico preliminar como dice la dirección del hospital, o por falta de recursos y de capacidad del hospital debido a los recortes y al abandono en que se encuentra.

Jeanneth murió en la sala de urgencias del hospital por no ser atendida, pero el problema de origen se encuentra en la desatención continuada en los servicios de atención primaria, totalmente vetada a ciudadanos/as extranjeros/as no regularizados/as o españoles/as a los que se les retira la tarjeta sanitaria por distintas causas, como el desempleo de larga duración.

Jeanneth debió ser diagnosticada y debidamente tratada en los servicios de atención primaria del SESCAM, pero el régimen de “apartheid” sanitario del gobierno del Partido Popular, y de su impopular Consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, que excluye el acceso a los colectivos más desfavorecidos, le denegó el más elemental de los Derechos Humanos: la vida y la salud. Llevaba tiempo enferma y no pudo acudir al Sistema de Salud de Castilla-La mancha, al no disponer de tarjeta sanitaria, y cualquier servicio o consulta debía pagarla de su bolsillo, a unos precios muy elevados.

Por otro lado nos encontramos con las enormes deficiencias y limitaciones de los servicios de urgencia en este hospital, y en general en todo el Complejo Hospitalario de Toledo, debido a los enormes recortes (a sanidad se dedica menos del 7% del presupuesto anual), tal como vienen denunciando los/las profesionales sanitarios de Castilla-La Mancha, y recientemente de este mismo hospital. Y esta misma situación es la que provocó también en diciembre pasado otros casos de fallecimiento por colapso en las mismas salas y pasillos de urgencias.

El gobierno de Castilla-La Mancha es el único de todas las Comunidades Autónomas que aplica rigurosamente los recortes sanitarios a los/las inmigrantes, de acuerdo al decreto aprobado por el Gobierno de Rajoy, el Decreto de la Exclusión Sanitaria; es el único en todo el país que no ha aprobado medidas para proporcionar tarjeta sanitaria a las personas excluidas por los recortes, como los inmigrantes en situación irregular.

Más bien al contrario, sus medidas van aún más lejos y son más duras y excluyentes que las del propio Rajoy, ya que el “Real Decreto Ley 16/2012 de sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud”, el mismo que elimina el derecho a la sanidad a inmigrantes y desempleados de larga duración entre otros colectivos, al menos permite la asistencia sanitaria en situaciones especiales (Artículo 3 ter.), a cualquier ciudadano/a extranjero/a, cualquiera que sea su situación legal, en casos de urgencia por enfermedad grave o accidente, hasta su alta médica. Y en cambio, el SESCAM en la “Resolución de 02/08/2013, de la Dirección Gerencia, sobre precios a aplicar por sus centros sanitarios a terceros obligados al pago o a los usuarios sin derecho a asistencia sanitaria” fija una tarifa de 236,09 euros por atención en los servicios de urgencia hospitalaria, lo que sitúa esta obligación de pago al margen de la legalidad y de toda moral.

Por si fuera poco, el SESCAM ha remitido a la infortunada Jeanneth, a su nombre, una notificación reclamándole la tarjeta sanitaria o el pago de la factura por “la asistencia que le fue prestada el día 23/05/2014”, fecha en la que falleció, en una vuelta de tuerca del despropósito y la desvergüenza, de la inmoralidad y la deshumanización en que se han convertido los Servicios de Salud de Castilla-La Mancha; pero también el caos administrativo y de gestión.

El Gobierno de Castilla-La Mancha tiene sometidas a miles de personas en nuestra provincia y en nuestra región, precisamente a los sectores más desfavorecidos, a un auténtico apartheid sanitario. No sabemos si con ello se ahorra dinero, pero lo que no nos ahorramos los ciudadanos son vidas. Ahora ha sido Jeanneth, hace unos meses fueron dos ciudadanos desatendidos en urgencias ¿y mañana?

Es por todo ello que IU Toledo Provincial exige la retirada inmediata del Decreto de la Exclusión Sanitaria, así como la Resolución del SESCAM sobre precios de los servicios sanitarios, y la dimisión del Consejero de Sanidad Echániz. Sobre su conciencia debería pesar la vergüenza y la pena de estos dramáticos fallecimientos.

Reiteramos todo nuestro apoyo y solidaridad a los/as familiares de Jeanneth y sus amigos/as, y por extensión a toda la comunidad inmigrante residente en nuestra provincia sea cual sea su situación.

La salud es un derecho fundamental recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y por lo tanto ningún ser humano puede ser excluido, siendo la administración pública la encargada de asegurar este derecho a todas las personas sin excepción.

Animamos a la población a que se una el próximo 10 de julio a las 21,00 horas, a la Vigilia por Jeanneth, convocada por la plataforma “Yo Sí Sanidad Universal”, frente al Ministerio de Sanidad, Paseo del Prado 18, Madrid.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: