Izquierda Unida

Izquierda Unida insiste en su modelo de sanidad pública, de calidad y universal.

En el Día Mundial de la Salud, recuerda su propuesta a las puertas de las obras paradas del nuevo hospital de Toledo.

Chema y Javier Mateo hospital ToledoIzquierda Unida ha querido aprovechar la conmemoración del Día Mundial de la Salud, para insistir que la sanidad pública en Castilla-La Mancha sólo llegará a prestar un servicio de calidad a los castellanomanchegos, si todos los servicios que giran en torno a la prestación de este servicio son de gestión pública.

            Izquierda Unida ha recordado cómo el gobierno de García-Page no ha planificado la vuelta a la gestión pública de los servicios que María Dolores de Cospedal privatizó en la pasada legislatura, poniendo como ejemplo los servicios de lavandería, de limpieza, lectura radiológica o de  historia clínica.

            De igual forma, Izquierda Unida ha criticado el convenio sanitario con la Comunidad de Madrid que fue firmado por el anterior gobierno del Partido Popular y que el PSOE tan solo se está planteando su revisión. Un convenio que no es otra cosa que un contrato con dos hospitales privados que disponen de una cartera de servicios inferior a los ofertados por la sanidad pública castellanomanchega.

            Izquierda Unida no ha olvidado el enorme sacrificio que están soportando los pensionistas, que están soportando el adelanto de las facturas de las recetas, cerca de tres millones de euros, indicando que esto debería de eliminarse de inmediato.

            José María Fernández: “En realidad de lo que estamos hablando, es del modelo de gestión, y esperamos que el hospital de Toledo se convierta en un referente nacional, y no en el modelo cómo que nos quisieron imponer de gestión privada en los hospitales de Manzanares, Almansa o Villarobledo”.

Javier Mateo, por su parte, se ha mostrado su mostrado encantado de que por fin vayan a dar comienzo las obras del hospital de Toledo, que por otra parte, ha reconocido que nunca tuvieron que paralizarse, y más durante cuatro años.

Mateo ha dado a conocer su preocupación por lo que vendrá después de la finalización de las obras, ya que según él: “porque conocemos al PSOE en materia sanitaria, García-Page tiene ahora una oportunidad única de demostrar que de verdad defiende la sanidad pública”, y continuaba: “el hospital universitario de Toledo tiene casi todo por hacer, entre ello, el modelo de gestión”.

De hecho Javier Mateo le ha recordado al Presidente de la región, como este cuando era oposición, proponía que el hospital se convirtiera en un referente nacional de gestión pública.

Izquierda Unida ha declarado además, que la gestión pública es la última barrera en muchos casos, para la corrupción en materia de adjudicación de servicios, también sanitarios.

 

 

 

 

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: