Izquierda Unida

Las medidas de la Junta sobre vivienda solo propician que siga habiendo en Castilla-La Mancha gente sin casa y casas sin gente

El portavoz de Izquierda Unida Aurelio San Emeterio ha calificado las medidas recientemente aprobadas sobre vivienda protegida por la Junta de “insustanciales e ineficaces; solo van a contribuir a que en Castilla la Mancha siga habiendo gente sin casa y casas sin gente”

San Emeterio aludía a las recientes medidas anunciadas por la Consejera Marta García de la Calzada referidas a la suspensión del cobro de rentas para inquilinos de viviendas propiedad de la Junta con dificultades económicas, que podrán aplazar su abono hasta cinco años y el intento de dar salida al stock de vivienda vacía en manos de la Junta, unas 800, bajando sus precios de venta y poniendo parte en alquiler.

“Todo, después de convocar subvenciones al arrendamiento de viviendas[1] con un máximo de 200 euros mensuales, que excluye como beneficiarios a los inquilinos de las viviendas propiedad de la Junta. Es decir, que lo único que hacen es tratar compensar a las 1.500 familias con dificultades que ya son inquilinas de la Junta, por excluirlas de la subvención”.

Sobre el stock de viviendas, hay que recordar que “se ha generado porque no se han vendido, es lo que pasa si se eliminan las ayudas públicas a la adquisición y se endurecen las condiciones de financiación”. San Emeterio añadía que “y a esto hay que añadir la decisión de la Junta de comprar a sus promotores las viviendas de iniciativa público-privada (VIPP). Mientras se siguen produciendo desahucios, la Junta se va a gastar 35 millones de euros en compensar a los promotores”

San Emeterio ha señalado que “el gobierno regional del PP está improvisando medidas en algo tan importante como la vivienda de los castellano manchegos; es lo que pasa cuando se tiene como prioridad a los promotores y no a los ciudadanos”

El portavoz de Izquierda Unida de Toledo, ha recordado que el Registro de Demandantes de Vivienda de la Junta tiene 27.477 inscritos y de ellos 7.037 están en la provincia de Toledo; “los desahucios que permite y que propicia el gobierno regional seguro que engrosarán ese listado”.

Según el INE hay 76.718 viviendas vacías en la provincia de Toledo (4.035 en la capital), “viviendas recientemente construidas y muchas sin tan siquiera comprador, como es el caso de las 2.394 viviendas con protección pública de promoción privada que, según la Junta, están sin vender en la región”.

Según Izquierda Unida, para corregir esta situación “habrá que moderar los precios de venta, pero eso no será suficiente si no se restablecen las ayudas públicas y el crédito bancario. En cuanto al mercado de alquiler, que debe ser fomentado, es fundamental dinamizar el stock de vivienda vacía en manos de bancos y promotores, entregándolo para su gestión a empresas públicas”.

En cuanto a las viviendas vacías propiedad de particulares “es preciso incentivar su puesta en alquiler con bonificaciones fiscales, con garantías que aseguren el buen estado de la vivienda y el cobro. Cualquier otro tipo de medidas solo es improvisar, jugar con el derecho de los castellano manchegos a una vivienda digna y asequible y no querer sentar las bases para cambiar de manera radical el modelo hipotecario y financiero que nos ha llevado a esta situación.

[1] Orden de 6 de mayo de 2013

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: