Representantes de estas organizaciones, hacen una ofrenda floral en el monumento que recuerda a los toledanos deportados a campos de concentración y exterminio nazis

Coincidiendo con la liberación por las tropas soviéticas del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau en 1945, el 27 de enero se conmemora y recuerda a las Víctimas del Holocausto, tras un acuerdo de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Con esto, Izquierda Unida y el PCE en Toledo, han rendido un merecido y sencillo homenaje a los cerca de 300 toledanos que sufrieron la barbarie nazi por su condición de izquierdistas y de defensores de la democracia en España. Un homenaje sencillo que ha consistido en una ofrenda floral, debido a las precauciones y limitaciones establecidas por la pandemia por el coronavirus.

En la ofrenda han participado el Diputado y Coordinador Provincial de IU Toledo, Mario García, la concejal del Grupo Municipal Izquierda Unida-Podemos en el Ayto. de Toledo, Olga Ávalos, y el Responsable Político del PCE en Toledo, Ramón González, los cuales han manifestado la importancia del recuerdo de estos hombres luchadores y comprometidos con la Democracia y con España.

Mario García: “Evidentemente la lucha por la libertad, la justicia y la igualdad, debe ser recordada por toda la sociedad democrática de manera continuada, pero debería ser objetivo imprescindible de las instituciones públicas, que estas tuvieran este día como uno de celebración principal, por la transcendencia que la memoria de los hombres y mujeres que participaron de una forma u otra en la defensa de la democracia; tiene en la consolidación, progreso y mejora de esta en todo el mundo, y en especial en nuestro país”.

Olga Ávalos, por su parte ha manifestado: “Deberíamos sentir un gran orgullo, a la vez que un enorme respeto, al recordad los sacrificios y las infamias que tantos hombres y mujeres tuvieron que sobrellevar por ponerse valientemente del lado de la justicia democrática. Estos hombres y mujeres deberían ser tratados como héroes y como figuras colectivas de un valor que debería hacer que la humanidad fuera más allá de la justicia”.

Finalizada Ramón González, declarando: “Este tipo de actos que mantienen viva la llama del recuerdo de la memoria de la lucha antifascista, está más en vanguardia que nunca, cuando nuestro país y su entorno, incluso podríamos decir con cierta severidad que gran parte del mundo; está siendo testigo de cómo el fantasma fascista del pasado, sigue vivo en organizaciones políticas y sociales que tienen representatividad activa en altas instituciones y son enormemente influyentes en multitud de ámbitos sociales, generando un clima de odio, ira y contraposición a los más básicos derechos humanos; poniendo en serio peligro la convivencia democrática del que nos hemos dotado, en muy buena medida, por el sacrificio y lucha que los y las comunistas han aportado”.