Izquierda Unida

OTRO MINUTO

 

Volvemos a casa desde Mora después de asistir con un nudo en la garganta a la concentración silenciosa por el asesinato de una mujer a manos de su pareja, volvemos a casa sintiendo miedo y pena.

En el pleno extraordinario posterior convocado por su alcalde, éste se felicita del acuerdo alcanzado por todos los grupos sobre el comunicado, sobre la declaración de los días de luto, sobre la bandera a media asta y sobre el minuto de silencio.

Ese minuto que ya es habitual en las instituciones cuando una mujer es asesinada.

Nadie puede oponerse a un minuto de silencio, nadie se atreve a rechazar un minuto que parece reconfortar al pueblo y a los familiares, un minuto que es un gesto.

Volvemos a casa con miedo, porque ya sabemos que los gestos no cambian la realidad, no van a cambiar el asesinato de Cristina como no van a cambiar las conductas machistas que cosifican a la mujer hasta considerarlas de su propiedad, hasta considerar que se puede decidir en que momento acabar con su vida.

Pero ¿nos pondremos también de acuerdo para desarrollar políticas y programas que cambien los modelos de masculinidad existentes? ¿nos pondremos de acuerdo en los ayuntamientos para detraer dinero de, por ejemplo, fiestas y toros y destinarlos a formación y empoderamiento de la mujer? ¿nos pondremos de acuerdo en abandonar plenos y reuniones cuando las conductas y comentarios ataquen a mujeres presentes o ausentes? ¿nos pondremos de acuerdo en denunciar y condenar las actitudes cotidianas que reflejan desprecio por la igualdad y que perpetúan un patriarcado agresivo y lesivo hasta el asesinato?

Volvemos con pena, porque sabemos que la respuesta es NO

Llenaremos de minutos y de gestos las puertas de las instituciones y las plazas de nuestros pueblos, pero no creamos que así protegemos a las mujeres, no creamos que así fomentamos la igualdad, no esperemos que con ello desciendan los asesinatos.

Únicamente el trabajo constante en la educación temprana en igualdad, en la modificación de conductas, en el empoderamiento de las mujeres y su autonomía dará esperanzas a nuestras hijas, madres, amigas y hermanas porque dolorosamente un minuto de silencio no devolverá la vida a todas las Cristinas.

Isabel Álvarez

Responsable de Mujer

IU provincia Toledo

A %d blogueros les gusta esto: