Toledo, 3 de mayo de 2021.

El Grupo Municipal de Unidas Izquierda Unida-Podemos en Quintanar de la Orden ha pedido una solución urgente a las dos sentencias favorables por las que señala el fraude laboral acontecido durante los planes de empleo extraordinarios de julio de 2018 al mes de mayo de 2019.

Esta misma formación recuerda que en la actualidad existen dos sentencias favorables de las tres denuncias interpuestas al Ayuntamiento por parte de los trabajadores y trabajadoras afectados por estos planes de empleo.

Según Unidas IU-Podemos “el anterior equipo de gobierno formado por PP y Ciudadanos, hizo de la precariedad laboral su bandera, ya que la inspección de trabajo dictaminó que a 102 trabajadores durante ese periodo no se les había aplicado el Convenio Colectivo del personal laboral del Ayuntamiento, y, por lo tanto, habían cobrado y cotizado por debajo de lo legalmente establecido, acto que la inspección cataloga como grave”, a lo que añaden que “trataron de apropiarse de 346.381,61 euros que pertenecen a trabajadores y trabajadoras de Quintanar de la Orden, sin olvidar tampoco, el fraude con los falsos becarios del que igualmente esperamos sentencia”.

Además, manifiesta que la tercera denuncia tramitada por Comisiones Obreras “aún no ha sido resulta debido a una táctica procesal del Ayuntamiento que ha retrasado su dictamen, una actuación que rechazaron en los anteriores juicios ya sentenciados”.

Unidas IU-Podemos Quintanar de la Orden exige al consistorio local que “haga frente a estos pagos” y que “se depuren las correspondientes responsabilidades”, tanto al actual PSOE “por tener conocimiento de esta deuda ya gobernando y haber alargado los requerimientos de la inspección de trabajo, aun contando con la conformidad de secretaría e intervención para efectuar dichos pagos”, como al equipo de gobierno anterior formado por PP y Ciudadanos por “llevar a cabo este fraude laboral”.

La formación de izquierdas lamenta las herencias que van dejando los partidos que pasan por el Ayuntamiento de Quintanar de la Orden y señalan que “no es justo que jueguen así con el pan de la clase trabajadora”.