Izquierda Unida

IU Toledo Local: «Aprovechando las centrales hidroléctricas del Tajo, Toledo puede convertise en productora de su propia energía»

rio-tajo-a-su-paso-por-toledoEn primer lugar tenemos que volver a denunciar el último trasvase aprobado por la Comisión de Explotación del Travase Tajo-Segura, es decir, por el Partido Popular, y denunciar la venta del agua de nuestra región por parte de la presidenta de Castilla-La Mancha. Cospedal nos trae el cementerio nuclear y se lleva el agua.

A pesar del estado del río Tajo a su paso por Toledo, el río es tan generoso que aún así nos ofrece la posibilidad de aprovechar sus recursos. Creemos que para la ciudad más interesante que llenar las riveras de hormigón, sería recuperar el patrimonio fluvial, y poder poner en uso las centrales hidroeléctricas que en la actualidad se encuentran completamente desaprovechadas. Toledo puede convertirse en una ciudad productora de su propia energía.

San Emeterio ha insistido «en la necesidad de que el Ayuntamiento se ponga al frente de la defensa de nuestro río. Reiteramos nuestra propuesta de sentarse con la Confederación Hidrográfica del Tajo para plantear de manera seria la recuperación de las centrales hidroeléctricas del río a su paso por Toledo; otra forma más de generar energía, ahorro y puestos de trabajo».

Por otro lado, Carmen Jiménez ha avanzado que Izquierda Unida «va proponer que se le conceda el Título de Hijo Predilecto de la Ciudad de Toledo a Manuel Lucio Díaz-Marta Pinilla. Díaz-Marta impulsó en 1979 la creación de la Comisión Municipal de Defensa del Tajo o participó activamente en la oposición al trasvase Tajo-Segura, tras su regreso del exilio en 1976.

Título de Hijo Predilecto de la Ciudad de Toledo a Manuel Lucio Díaz-Marta Pinilla.

Semblanza.

Nació en Toledo el 22 de abril de 1909. Estudió Bachillerato en el Instituto Provincial de Toledo e Ingeniería en la Universidad Central de Madrid. Amplió estudios en Alemania y Suiza. En 1931 se afilió al PSOE en la localidad extremeña de Mérida. A los 23 años participó en el equipo redactor del primer equipo del Plan Badajoz, donde realizó la presa y los canales de Montijo. También tomó parte en el Plan Nacional de Obras Hidráulicas redactado en 1933 por Manuel Lorenzo Prado, siendo ministro Indalecio Prieto. En aquellos años comenzó a divulgar en la prensa toledana diferentes artículos abogando por la regulación de los caudales del Tajo para mejorar el aprovechamiento agrícola de sus aguas al paso por la provincia de Toledo.

Herido durante la guerra civil, se exilió a México, donde contribuyó a mejorar los abastecimientos de aguas a las ciudades de Acapulco y Veracruz. Compaginó su labor profesional con la docencia y el asesoramiento de diferentes organismos internacionales. Cuando en el exilio conoció el desarrollo del Plan Badajoz, escribió el libro “Las obras hidráulicas en España”, reivindicando el trabajo desarrollado en este ámbito durante los años de la II República. Estando fuera de España, y al tener conocimiento de los intentos gubernamentales por poner en marcha el trasvase Tajo-Segura, redactó varios informes dirigidos a ingenieros españoles para que tomasen conciencia del error que suponía su aprobación. 

Regresó a España en 1976 y participó activamente en la oposición al trasvase Tajo-Segura. Fue diputado en las Cortes Constituyentes de 1977 y senador en las dos siguientes legislaturas. El 14 de noviembre de 1977 se presentó públicamente en Toledo el Equipo “Defensa del Tajo”, del que era uno de sus quince promotores junto a, entre otros,  Gonzalo Payo, Julio Herrera  José Conde Olasagasti, Ricardo Sánchez Candelas, Juan Ignacio de Mesa,  así como representantes de entidades vecinales y asociativas. El 7 de octubre se celebró la  primera de las manifestaciones reivindicando el rio Tajo tras la muerte de Franco, estando presente en la misma Díaz-Marta, a la sazón diputado socialista en el Congreso.

El 19 de junio de 1979, pocas semanas después de tomar posesión como concejal del Ayuntamiento (encabezó la lista electoral del PSOE en las primeras elecciones municipales tras la recuperación de la democracia), Díaz-Marta junto a los concejales Martín Molina y José Conde, presentó una moción al pleno municipal  por la que se convocaba a los ciudadanos de Toledo a manifestarse contra el detraimiento de aguas del Tajo para el trasvase, en tanto no llegasen a Toledo depuradas y se iniciasen las obras de compensación previstas en la ley de 1971. La manifestación  tuvo lugar el 6 de julio de 1979, entre la plaza del Ayuntamiento y Zocodover. A la misma asistieron unas 4.000 personas, situándose en su cabeza la Corporación Municipal. Esta manifestación fue, en su momento, uno de los emblemas del rechazo de la ciudadanía toledana al trasvase. Poco después, el 2 de agosto de 1979 se constituyó la Comisión Municipal de Defensa del Tajo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: