Izquierda Unida pide laicidad para las instituciones públicas.

En referencia a las manifestaciones religiosas en edificios públicos.

bandera España inmaculadaIzquierda Unida de Toledo ha insistido en su reivindicación laicista, aprovechando el uso religioso que en estas fechas se viene haciendo de algún edificio público.

Concretamente, IU Toledo pone como ejemplo las referencias religiosas que se exponen en la fachada de la Diputación de Toledo, las cuales consideran que se salen del ámbito laico que propugna el artículo 16 de la Constitución Española.

“Si bien respetamos la libertad religiosa y de culto de los españoles, no consideramos necesario ni procedente que las instituciones públicas sirvan como soporte para la proyección religiosa de cualquier credo, porque entendemos que esto perjudica la supuesta separación de Estado-Iglesia que desgraciadamente no parece producirse en nuestro país desde hace casi 80 años” ha declarado Mario García, Coordinador Provincial de IU Toledo. Y continuaba: “Es necesario una secularización radical de lo público, a la vez que se mantienen las relaciones con las distintas confesiones que en el ejercicio de la libertad que defiende nuestro estado democrático, se procesan en este”.

Por su parte Jorge Vega, Diputado Provincial de Izquierda Unida-Ganemos en la Diputación de Toledo, ha señalado estar situado en la misma línea que su compañero Mario García, al declarar que: “Las instituciones del Estado no están para gastar ni tiempo ni dinero en asuntos religiosos. Asuntos que no son otra cosa que ejercicios que deberían limitarse al ámbito de  cada confesión religiosa, del mismo modo que el propio carácter privado de estas organizaciones”.

Y anunciaba: “Vamos a presentar y registrar un texto, haciendo saber al equipo de gobierno de la Diputación de Toledo, de nuestro rechazo a que esta institución sirva como sustento de una práctica propagandística que contribuye a la promoción directa y/o subliminal de una fe religiosa, cuando entendemos que la Diputación de Toledo debería mantenerse lo más neutral posible, por respeto a ciudadanos que procesen otros credos, además de  a los que no procesan ninguno”.

Preguntados por la simbología utilizada en estas manifestaciones religiosas, Mario García ha dicho: “No es una declaración contra símbolos nacionales o instituciones estatales, como pudieran ser la bandera monárquica o las Fuerzas Armadas. Es una cuestión concreta que atañe al sentido religioso que adquieren las instituciones públicas con estas actitudes, que consideramos totalmente fuera del ámbito que las corresponde”.

Vega por su parte ha manifestado: “Si bien no compartimos el modelo de estado simbolizado en la bandera rojigualda, y la tarea que se le ha venido adjudicando a las Fuerzas Armadas por los distintos gobiernos de España durante la democracia, y por supuesto en el periodo dictatorial anterior, respetamos por exigencia legal; la bandera española actual, a la vez que aspiramos a un modelo de Fuerzas Armadas donde prime un nuevo enfoque de seguridad basado en la resolución de conflicto por vías no violentas que aborde el desarrollo y la seguridad como algo estrechamente relacionado”.

Deja un comentario