Izquierda Unida considera que la gestión de suministro de agua potable, depuración y alcantarillado se puede realizar por gestión directa a través de la empresa pública municipal SELYMSA.
El Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Seseña, ha tomado la decisión de no asistir al pleno extraordinario convocado por el alcalde para el próximo martes 8 de agosto, por estar en desacuerdo con el único punto del orden del día referente a la contratación de la gestión por 25 años del ciclo integral del agua del municipio a la empresa GS Inima Environment, S.A.
La decisión de privatizar por 25 años el servicio de suministro de agua potable, alcantarillado y depuración la ha adoptado el equipo de gobierno del PP y los tres tránsfugas sin contar con la opinión de los grupos municipales de la oposición y sin dar información a los vecinos, aprobando unos pliegos de cláusulas administrativas particulares y prescripciones técnicas inapropiados que fueron votados en contra por IU y el resto de la oposición.
El único interés que ha prevalecido en el procedimiento de contratación ha sido el económico, como lo demuestra el hecho de que la empresa adjudicataria de la concesión ha sido la segunda peor calificada de las doce presentadas según los criterios de juicio de valor que tienen que ver con la capacitación, eficacia y fiabilidad empresarial, muy lejos en puntuación de las mejores valoradas.
Para el alcalde y concejales del PP ha importado más que la empresa haya ofertado un canon fijo de 6 millones de euros a ingresar en el Ayuntamiento en los dos próximos años, cuando en el estudio económico financiero realizado por otra empresa privada de consultoría y asistencia -a la cual se ha pagado 21.659 €- se estimaba un canon fijo de 1,8 millones de euros. Además, la concesionaria ingresará en el Ayuntamiento unos cánones variables del 18,10% según el importe recaudado trimestralmente por la empresa, cuando el mismo estudio preveía un 9,5%.
Si a este fallo en las previsiones económicas del contrato añadimos la reducción en los gastos de explotación ofertado por la empresa en un porcentaje que está al límite de lo admitido, es de suponer que para que la concesionaria pueda cumplir el contrato se incrementaran los ingresos o se reducirán los gastos de forma espectacular. Ambas situaciones pueden perjudicar a los usuarios, a los trabajadores y a la calidad del servicio.
De esta manera ha quedado patente que “don dinero” ha prevalecido en la decisión del alcalde para privatizar durante 25 años el Ciclo Integral del Agua del municipio. La realidad es que ninguna empresa privada regala nada. En este caso concreto se trata de una financiación encubierta del Ayuntamiento a través de la intermediación de una empresa privada, toda vez que el canon saldrá del bolsillo de los vecinos vía recibos trimestrales. Eso sí, el alcalde dispondrá para inversiones de 7 millones de € en los próximos dos años que le vendrán muy bien de cara a las próximas elecciones municipales, a cambio de hipotecar la gestión económica de las próximas seis corporaciones locales.
El municipio de Seseña, con una población superior a 23.000 habitantes, con un Ayuntamiento sin deuda financiera, con una empresa pública de servicios (SELYMSA), contando con un ingeniero externo experto en asuntos hidráulicos al que se le paga mensualmente unos 3.000 €, con diez liberados políticos,… tiene capacidad suficiente para llevar la gestión directa del suministro de agua potable, alcantarillado y depuración, dotándose de los medios materiales y humanos necesarios que posibiliten un servicio más eficaz, fiable y ventajoso económicamente para los vecinos y el propio Ayuntamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *